Productos orgánicos… ¿menos pesticidas = más salud?

Productos orgánicos… ¿menos pesticidas = más salud?

Tengo que ser muy sincera: cada vez que oigo la palabra orgánico siento que me va a dar algo o me voy a quedar pobre, la que llegue primero.

Los productos orgánicos se han convertido en los últimos años, no sólo una tendencia importante en la alimentación, sino también una moda. Lo impresionante es que mucha gente no sabe ni que es eso o si verdaderamente son benéficos para la salud.

El punto de este artículo es darle una revisada a lo que son estos productos y si realmente podemos considerarlos como la mejor opción, a comparación de un alimento convencional.

El término orgánico se refiere al proceso por el cual un producto se produce o cultiva; sin químicos, hormonas, antibióticos, pesticidas u organismos genéticamente modificados.

Además estos productos deben de estar libres de aditivos: edulcorantes, endulzantes, colorantes, saborizantes y básicamente todo lo que termine con ante; ¡ah no! no es cierto, también glutamato monosódico.

Debido a todo este movimiento se han realizado varios estudios para comprobar las ventajas nutricionales que tienen a comparación de los alimentos convencionales y lo que se ha encontrado es lo siguiente:

1. MAYOR CANTIDAD DE ANTIOXIDANTES Y VITAMINAS.

Los cultivos orgánicos tienen aproximadamente un 69% mayor cantidad de antioxidantes específicamente:
– Ácido fenólico.
– Flavoniodes.
– Flavonoles.
– Estilbenos.
– Antocianinas.

La importancia de estos radica en que su consumo se relaciona a la disminución de enfermedades cardiovascular y enfermedades crónicas degenerativas.(1)

En el 2011 la revista científica Food Science and Nutrition publicó un artículo en el cual se revisaron varios estudios realizados desde 1980 al 2007, en los que se comparaban las propiedades nutricionales de los dos tipos de cultivos. Los resultados concluyeron que los productos orgánicos tienen mayor contenido de vitaminas y minerales esto específicamente hablando de verduras y leguminosas orgánicas:(2)
– Sodio: +13%.
– B carotenos: +10.1%.
– Cobre: +9.5%.
– Zinc: +7.9%.
– Vitamina C: +7.9%.
– Fosforo: +6.6%.
– Potasio: +5%.

2. MENOR CANTIDAD DE NITRATOS, NITRITIOS Y CADMIO.

La cantidad de nitratos, nitritos y cadmio en los productos no orgánicos es de aproximadamente 4 veces mayor que los orgánicos.

El cadmio es un metal potencialmente toxico, que se encuentra aproximadamente 48% menos en alimentos orgánicos. (1,3) Así mismo los nitritos y nitratos no son deseables en el cuerpo pues se han relacionado a cáncer de estómago y metahemoglobinemia.(1)

A pesar de que estos estudios demuestran una disminución de estas sustancias potencialmente dañinas en los alimentos orgánicos, cabe mencionar que en México y en todos los países existen regulaciones en cuanto al contenido de estos en los alimentos. Por lo tanto, las cantidades son menores a los límites tolerables establecidos y no deben de ser de preocupación para la gente que no consume productos orgánicos.

3. MEJOR APORTE DE OMEGA 3.

Hace relativamente poco se hizo un estudio sobre la leche orgánica; en este se concluyó que su contenido de omega 3, hierro y tocoferol es mayor que en la leche convencional. Pero que los niveles de yodo y selenio eran menores; pero bueno, unas por otras ¿no?(4)

Esto mismo ocurre en la carne orgánica. El contenido de omega 3 es 23% mayor que con la convencional.

Si lo ponemos de esta forma, podríamos pensar que la mejor opción es consumir carne orgánica para aumentar el consumo de omega 3 (benéfico para la salud), pero tenemos que tener en cuenta que la mejor fuente de omega 3 son los aceites de pescado y otros alimentos como las oleaginosas. Aunque las carnes lo contienen no es una fuente verdaderamente importante. Entonces, viéndolo de esta forma no resulta tan relevante este dato o ¿si?.

Los primeros productos orgánicos que se empezaron a vender fueron las frutas y verduras, posteriormente se continuo con los lácteos y alimentos de origen animal (huevo, carne, pollo, etc.) Pero actualmente la industria nos ha presentado estos nuevos productos orgánicos ¡PROCESADOS! Si, ¡¡¡procesados!!! Cereales, chocolates, cremas de cacahuate e incluso pasteles. Entonces yo me pregunto: ¿Dónde quedo esa mentalidad de: todo de la tierra, sin conservadores, sin procesos industrializados ,etc?

Creo (y lo digo así porque es una opinión muy personal) que la industria alimentaria ha llegado a engañarnos tanto que las personas verdaderamente creen que comer un cereal orgánico a uno regular es mucho mejor; o más healthy. Señoras y señores: ¡LOS PRODUCTOS PROCESADOS ORGÁNICOS SIGUEN SIENDO PROCESADOS! EL AZÚCAR ORGÁNICA SIGUE SIENDO AZÚCAR Y EL ACEITE ORGÁNICO SIGUE SIENDO ACEITE.

Viendo todo lo anterior creo que hay que resaltar unos puntos de gran importancia sobre estos alimentos:

SI:

  • Si tienen MENOS químicos y productos tóxicos.
  • Si contienen MENOS hormonas.
  • Si son MÁS caros por el proceso que llevan de cultivo o crianza (en el caso de los animales).

NO:

  • No te van a CURAR de enfermedades.
  • No tienen MENOS calorías.
  • No EVITAN el cáncer.
  • No son LIGHT ni tienen menos grasa.
  • No existe en la actualidad EVIDENCIA (científica) suficiente para considerarlos la mejor opción. (5,6)

 

Bibliografía.

1. Barański, M., Średnicka-Tober, D., Volakakis, N., Seal, C., Sanderson, R., Stewart, G. B., Leifert, C. (2014). Higher antioxidant and lower cadmium concentrations and lower incidence of pesticide residues in organically grown crops: a systematic literature review and meta-analyses. British Journal of Nutrition,112(05), 794-811. doi:10.1017/s0007114514001366.

2. Hunter, D., Foster, M., Mcarthur, J. O., Ojha, R., Petocz, P., & Samman, S. (2011). Evaluation of the Micronutrient Composition of Plant Foods Produced by Organic and Conventional Agricultural Methods. Critical Reviews in Food Science and Nutrition,51(6), 571-582. doi:10.1080/10408391003721701.

3. Huber, M., Rembiałkowska, E., Średnicka, D., Bügel, S., & Vijver, L. V. (2011). Organic food and impact on human health: Assessing the status quo and prospects of research. NJAS – Wageningen Journal of Life Sciences,58(3-4), 103-109. doi:10.1016/j.njas.2011.01.004.

4. Givens, D. I., & Lovegrove, J. A. (2016). Higher PUFA and n-3 PUFA, conjugated linoleic acid, α-tocopherol and iron, but lower iodine and selenium concentrations in organic milk: a systematic literature review and meta- and redundancy analyses.British Journal of Nutrition,116(01), 1-2. doi:10.1017/s0007114516001604.

5. Średnicka-Tober, D., Barański, M., Seal, C., Sanderson, R., Benbrook, C., Steinshamn, H., . . . Leifert, C. (2016). Composition differences between organic and conventional meat: a systematic literature review and meta-analysis. British Journal of Nutrition,115(06), 994-1011. doi:10.1017/s0007114515005073.

6. Correction: Are Organic Foods Safer or Healthier Than Conventional Alternatives? (2012). Annals of Internal Medicine,157(9), 680. doi:10.7326/0003-4819-157-9-201211060-00026.

7. Dangour, A. D., Dodhia, S. K., Hayter, A., Allen, E., Lock, K., & Uauy, R. (2009). Nutritional quality of organic foods: a systematic review. American Journal of Clinical Nutrition,90(3), 680-685. doi:10.3945/ajcn.2009.28041