¿Cómo lograr el éxito en el proceso de disminución de peso?

¿Cómo lograr el éxito en el proceso de disminución de peso?

Hola a todos! Hace mucho que no escribo, llevo fácil más de 2 meses y la verdad estoy algo avergonzada por no haber podido dar el seguimiento que había prometido en un inicio. Este tiempo han sido de mucha adaptación y trabajo, pero prometo ya no dejar de escribir, al menos una columna a la quincena.

Cuando estaba meditando cual sería mi primer post después de mi ausencia, miles de temas pasaron por mi cabeza; desde dietas para colitis, tipos de leche, dietas detox, etc. Pero después de considerarlo por varias horas llegué a escoger el tema del día de hoy: ¿CÓMO LOGRAR EL ÉXITO EN EL PROCESO DE DISMINUCIÓN DE PESO?

Quiero aclarar desde este momento que lo que estoy escribiendo es MI opinión, y no soy psicóloga, ni tengo diplomados en el tema, pero es algo que me ha tocado observar en mi tiempo de experiencia de consulta y me gustaría compartirlo.


1. Razón.

Existen miles de razones por las cuales una persona puede ir al nutriólogo; bajar de peso es la típica. Pero lo que mucha gente no sabe es que detrás de esa frase se engloban más razones, entre ellas:

  • “Porque el doctor me dijo que tengo que bajar de peso.”
  • “Porque mi mamá/esposo(a)/hermano(a) me dijo que ya estoy muy pasado de peso.”
  • “Porque no me siento a gusto conmigo mismo.”
  • “Porque la ropa no me queda.”
  • “Porque dicen que es lo mejor aunque yo no quiera.”
  • “Porque no es bueno para mi enfermedad.”
  • “Porque lo exámenes de rutina no salieron bien.”
  • Y la “PORQUE ME TRAJERON” (principalmente en niños).

Hay que tomar en cuenta que el hecho de que una persona tenga que bajar de peso, no quiere decir que lo va a hacer, AUNQUE VAYA AL NUTRIÓLOGO. Generalmente, las personas que logran bajar de peso semana tras semanas son las que van convencidas y están seguras de querer hacer un cambio en su vida y alimentación.

Las que son nutriólogas no me dejarán mentir, los que llegan con la mentalidad de “pues me mandaron” son los que se tardan más en bajar de peso o se encuentran renuentes a hacer la dieta.


2. Motivación.

La motivación es una parte tan importante, no sólo depende de la persona, también del nutriólogo; en este punto voy a englobar a los dos. Existen dos tipos de motivación: la inicial y la motivación para seguir adelante. La motivación inicial generalmente va aunada a la razón. O sea, si la persona llega con una razón lo suficientemente fuerte o de gran peso (ojo esta razón es personal) por lo general la motivación inicial ya esta implícita.

En el caso de las personas que llegan con una razón importante, pero no lo suficiente motivante, tal vez ni siquiera inicien la dieta. En este caso generalmente se engloban a los pacientes referidos por doctores o que los “mandaron”. En este caso la motivación externa es de vital importancia y los nutriólogos tenemos la obligación de darle al paciente no sólo las herramientas dietéticas para bajar de peso, si no hacerles ver la importancia de los cambios, crear metas a corto plazo y ser empáticos; ponernos en el lugar del paciente y tratar de entenderlo para poder darle un mejor servicio y motivarlo.

La motivación para darle seguimiento depende también del paciente, pero en mucho más medida del nutriólogo. La persona más importante a la hora de la consulta es la que esta en frente consultando y debemos expresarle siempre lo orgullos y felices que estamos por los cambios y mejoras que esta teniendo semana tras semana.


3. Nutrióloga.

Nuestro papel como nutriólogos es hacerlos sentir cómodos y en confianza para que puedan externar sus dudas, inquietudes, deseos y gustos. Pero “one doesn’t fit all” ¿qué quiere decir esto? Todas las personas somos distintas y nadie es monedita de oro para caerle bien a todos. Esto también aplica con los nutriólogos, no porque sea el mejor nutriólogo y tenga las mejores recomendaciones del mundo, quiere decir que todos se sentirán a gusto con esa persona. Tener buenos resultados no siempre se relaciona a tener prescrita la mejor dieta del mundo, si no a la empatía y confianza que el nutriólogo nos da, esa sensación de salir de consultorio y decir: “Wow me entendió, me escuchó y sé que si lo hago voy a tener buenos resultados”.

Las personas que han ido a muchos nutriólogos saben perfectamente de lo que hablo. Ya van muchas personas que me dicen que van con “X” nutriólogo, pero no les gustó cómo les hablo o porque los regañó por no bajar de peso, no siguieron la dieta e incluso les quitaron la motivación que tenían para hacerla.


4. La dieta

No existen dietas perfectas, o bueno corrección, sí existen dietas perfectas, pero en el 99% de las veces nadie las sigue.

¿Qué es la dieta perfecta?

La dieta perfecta es personalizada y que se acomoda a las necesidades de cada persona. Cuando estudiamos nutrición, nos enseñan como nutriólogos las directrices para hacer “la dieta perfecta”: gramos de colesterol, gramos de carbohidratos por kilos, no alimentos industrializados, no refrescos, no jugos, lo menos de alimentos procesados, etc. etc. Y cuando salimos al mundo nos damos cuenta que las cosas no son así!

Nunca se me va a olvidar uno de los primeros pacientes que tuve, al momento de la frecuencia alimentaria le pregunté: “¿toma agua?” Y me contesta: “sí, 3 litros de COCA REGULAR” y luego le pregunto: “¿Come tortilla con la comida?” y me dice: “si, 12-15 por comida.” Me acuerdo que me quería morir, no sabía qué hacer. No podía quitarle todo eso de un día a otro, me iba a odiar e iba a dejar de venir conmigo, entonces opte por disminuir las cantidades. ¿Cuándo en la vida, en mi mundo perfecto, me iba a ver escribiendo en una dieta 8 tortillas de maíz por comida y 1 litro de coca la día? NUNCA. Y a las dos semanas llegó el paciente con 5 kg menos de grasa.

A lo que quiero llegar con este escrito, es que el éxito de una dieta no depende de un sólo factor, ni de cómo muchos dicen: FUERZA DE VOLUNTAD. Hay muchas más cosas implicadas, éstas son algunas sin incluir genética y metabolismo.

No se culpen si no bajan de peso o si no siguen la dieta porque está muy estricta, sino traten de buscar la motivación necesaria y el apoyo (nutriólogo) que los mantenga motivados y los escuche, para que su dieta sea fácil de hacer y puedan tener mejores resultados.

 

Fany Esparza