¿Es realmente necesario suplementar la alimentación con vitaminas?

¿Es realmente necesario suplementar la alimentación con vitaminas?

Por alguna razón, durante estas últimas semanas han estado rondando varios posts en Facebook recomendando la suplementación con diferentes tipos de vitaminas e incluso con multivitamínicos. Además en éstos comentan los síntomas de deficiencia de vitaminas, siendo el más común el CANSANCIO, por lo cual resulta que todos los que trabajan y se cansan: SON DEFICIENTES.

Este movimiento en pro de la suplementación en todo momento, en toda edad y ciclo de la vida, me llevó a pensar: ¿Cuántas personas toman más de un multivitamínico diario por autoprescripción? ¿Cuántas de ellas verdaderamente lo necesitan? ¿Por qué, en lugar de suplementar, no comen sanamente?

Las vitaminas son sustancias orgánicas presentes en los alimentos necesarias en el metabolismo. Se dividen en dos tipos: liposolubles o hidrosolubles. Cada vitamina tiene un papel en el metabolismo distinto y por lo tanto, son de vital importancia.

La forma más común de suplementación actual es por medio de los famosos multivitamínicos. Mucha gente tiene la creencia de que el consumo de estos puede compensar la mala alimentación e incluso disminuir el riesgo de enfermedades.

Existen 13 vitaminas y 16 minerales que son importantes para el organismo y los multivitaminicos contienen todos éstos, además de hierbas (ginsen), aminoácidos y ácidos grasos, en algunos casos. La forma en la que se encuentran las vitaminas y cantidades en cada marca  es distinta.  Hay que recordar que éstas son compuestos químicos y no siempre se encuentran en la mejor forma para su absorción, haciéndolas no siempre la mejor opción y un gasto inútil. Adicional a esto, hasta el momento no existen regulaciones especificas para su producción y contenido.

Más vitaminas = Mejor salud

En el caso de las vitaminas más no siempre es mejor. Lo mejor es consumir el IDR (Ingesta diaria recomendada) para la edad y estado de salud. Algunos ejemplos de estudios que se han hecho sobre este tema son los siguientes:

  • Infarto: Existen estudios que señalan que aumenta la mortalidad y otros que la disminuye, por lo tanto no son concluyentes. (1,2,3)
  • Cáncer: Estudios señalan que no tiene efecto protector contra el cáncer (la suplementación, no el consumo normal de vitaminas) y otros señalan que los estudios no son concluyentes. Uno de ellos sí  demostró la disminución del riesgo de cáncer en hombre, pero ningún efecto en mujeres.(4,5)
  • Función cerebral: Estudios señalan que pueden mejorar el humor y disminuir síntomas depresivos, pero solo en el caso de una deficiencia demostrada. (6,7)

No estoy diciendo que la suplementación sea mala. Como ven, yo sólo expongo lo que la literatura y estudios han demostrado sobre la suplementación indistinta. Ahora bien, existen condiciones donde la suplementación es necesaria, entre ellas:

  • Adulto mayor: Con la edad disminuye la absorción de B12, así como de calcio y Vitamina D, por lo tanto es importante primero verificar si existe la deficiencia y en caso de ser necesario suplementar.(8)
  • Veganos y vegetarianos: Simplemente por el tipo de alimentación tienen un mayor riesgo de una deficiencia de B12 y dependiendo de su dieta, también pueden necesitar suplementación de calcio, zinc, hierro, Vitamina D y omega 3. (9,10)
  • Mujeres embarazadas: Requieren suplementación de ácido fólico para la formación del tubo neural del bebe. (11)

Es importante saber que la suplementación puede ser beneficiosa para algunas personas, pero en las que se encuentran en un buen estado de salud, no existen evidencias que indiquen que tomando vitaminas te harán más sano. Incluso, dependiendo de la vitamina que se tome el efecto podría ser al contrario.

Intoxicación por vitaminas o hipervitaminosis.

Es importante considerar que si se está tomando suplemento con dosis altas existe el riesgo de exceder el IDR produciendo hipervitaminosis. Por ejemplo, cuando la vitamina A se acumula en el cuerpo, ya sea de forma crónica o aguda, ocasiona dolor de huesos, cambios en la piel, problemas de visión y a largo plazo puede afectar al hígado de manera irreversible.

Por situaciones como esta es de gran importancia que las vitaminas, al igual que los medicamentos, sean preescritos por personal de la salud, incluso podría decir que, de preferencia sea un doctor quien los recete en base a sintomatología especifica, medicamentos de uso crónico, enfermedades existentes y exámenes de laboratorio para corroborar la deficiencia. Incluso, si existiera una deficiencia en específica se recomienda la suplementación de un sólo micronutrimento que ataque esa deficiencia existente.

Hay que recordar que a pesar de que algunas vitaminas vienen en gomitas NO SON DULCES, su consumo no se debe de tomar a la ligera y lo más importante: un multivitamínico no va a compensar lo que una buena dieta puede hacer por tí.

 

Bibliografía.

  1. Rautiainen,S., Lee, l., P.M., Gaziano, J.M., Manson, J.E., Buring, J.E. & Sesso, H.D. (2014). Multivitamin use and cardiovascular disease in a prospective study of woman. American Journal of Clinical Nutrition, 101 (1), 144-152. Doi: 10.3945/ajcn.114.088310
  2. Rautiainen,S., Rist, P.M., Glynn, R.J., Buring, J.E. Gaziano, J.M., & Sesso, H.D. (2016). Multivitamin use and the risk of cardiovascular Disease in Men. Journal of Nutrition,146(6), 1235-1240. Doi:10.3945/jn.115.227884
  3. Sesso, Howard D., et al. Multivitamins in the Prevention Of cardiovascular Disease in Men: Health Study II randomized controlled trial. Jama. Vol. 308, no 17, july 2012, p. 1751., doi:10.1001/jama.2012.14805
  4. Huang, H., Caballero, B., Chang, S., Alberg, A.J., Semba, R.D., Schneyer, C.R. Bass, E.B. (2006) The efficancy and Safety of Multivitamin and Mineral Supplement use to prevent cáncer and chronic Disease in adultos: A Systematic Review for a National Institutes of Health State of the Science Conference. Annals of Internal Medicine, 145(5), 372 doi:10.7326/0003-4819-145-5
  5. Sesso, Howard D., et al. Multivitamins in the Prevention Of cardiovascular Disease in Men: Health Study II randomized controlled trial. Jama. Vol. 308, no 17, july 2012, p. 1751., doi:10.1001/jama.2012.14805
  6. Baldewicz, T. T., Goodkin, K., Blaney, N. T., Shor-Posner, G., Kumar, M., Wilkie, F. L., . . . Eisdorfer, C. (2000). Cobalamin level is related to self-reported and clinically rated mood and to syndromal depression in bereaved HIV-1 and HIV-1− homosexual men. Journal of Psychosomatic Research,48(2), 177-185. doi:10.1016/s0022-3999(99)00108-7
  7. Eisman, J. (2013). Vitamin D deficiency and depression in adults: systematic review and meta-analysis. F1000 – Post-publication peer review of the biomedical literature. doi:10.3410/f.717985165.793478481
  8. Tang, B. M., Eslick, G. D., Nowson, C., Smith, C., & Bensoussan, A. (2008). Use of Calcium or Calcium in Combination With Vitamin D Supplementation to Prevent Fractures and Bone Loss in People Aged 50 Years and Older: A Meta-analysis. Obstetrical & Gynecological Survey,63(1), 30-31. doi:10.1097/01.ogx.0000298339.68546.3c
  9. Craig, W. J. (2010). Nutrition Concerns and Health Effects of Vegetarian Diets. Nutrition in Clinical Practice,25(6), 613-620. doi:10.1177/0884533610385707
  10. Rizzo, G., Laganà, A., Rapisarda, A., Ferrera, G. L., Buscema, M., Rossetti, P., . . . Vitale, S. (2016). Vitamin B12 among Vegetarians: Status, Assessment and Supplementation. Nutrients,8(12), 767. doi:10.3390/nu8120767
  11. The Use of Folic Acid for the Prevention of Neural Tube Defects and Other Congenital Anomalies. (2003). Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada, 25(11), 974-975. doi:10.1016/s1701-2163(16)30250-x