Nutrición y diabetes

Nutrición y diabetes

¿Qué es la diabetes? 

La diabetes es una enfermedad crónica, esto quiere decir que es una enfermedad progresiva de evolución lenta. Se origina cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina.

La insulina es una hormona que se sintetiza en el páncreas y su función es metabolizar la glucosa (azúcar) de los alimentos que consumimos para que pueda entrar a las células y convertirlas en energía para los músculos y tejidos del cuerpo humano.

En las personas diabéticas, la glucosa no se absorbe eficazmente, lo cual provoca que la glucosa en la sangre aumente, dañando así a los tejidos y provocando mayor deterioro a lo largo de tiempo.

Diabetes tipo 1:

Su origen es autoinmune, esto quiere decir que las mismas células del organismo atacan a la células que producen la insulina en el páncreas, por lo tanto el cuerpo no es capaz de producir la insulina.

Diabetes tipo 2:

Este tipo de diabetes se llega a presentar principalmente en adultos, pero actualmente ha aumentado la incidencia en niño y jóvenes.

En este tipo de diabetes el organismo si puede producir insulina, pero o no es suficiente o el cuerpo no responde al mismo, lo cual resulta en una acumulación de glucosa en la sangre.

Algunos de los factores que se asocian con la presencia de diabetes tipo 2 son:

  • Obesidad.
  • Falta de actividad.
  • Malos hábitos alimenticios.
  • Antecedentes familiares.

Diabetes gestacional:

Se diagnostica en el embarazo y se presenta cuando el organismo no puede producir la suficiente insulina para la gestación.

Suele desaparecer después del parto, aunque las mujeres que llegan a diagnosticarse corren un riesgo mayor de padecer diabetes tipo 2 en la edad adulta. 

Diabetes y su relación con la nutrición 

La nutrición es uno de los pilares fundamentales para la prevención y tratamiento de la diabetes, debido a que se asocia directamente con los macronutrientes y su metabolismo.

La dieta para el paciente diabético debe de ser individualizada para cada caso. Los objetivos en la intervención nutricional son:

  • Mejorar los valores de glucemia, lípidos en sangre y presión arterial.
  • Reducir el peso en caso de sobrepeso y obesidad.
  • Evitar complicaciones de la diabetes (daño a otros órganos).

Leave a Reply

Your email address will not be published.